Veterinario en La Patagonia

Checking Up on an Old Whale
Cristian documents a whale skeleton that we found and positioned last May in Bahia Hoppner. Photo by Keri-Lee Pashuk

por Cristian

Venir a La Patagonia, para pasar un mes embarcado en un velero estudiando la fauna local es, sin duda, una de las mayores aventuras de mi vida hasta el momento. Nunca habría imaginado tener la oportunidad de estudiar animales tan exóticos, con la inestimable colaboración de un extraordinario equipo de profesionales entregados a la ciencia. Estoy tremendamente agradecido a Keri y Gregg por alojarnos durante este periodo en su embarcación, a Vreni Häussermann por su cordial invitación al Instituto de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria (IUSAÆ) a participar en la expedición, y al propio IUSAÆ por haber permitido que empleara mi último mes de doctorado en esta tarea.

Los fiordos de La Patagonia son un entramado de canales de una mezcla de agua dulce y salada, que separan una infinidad de islas cubiertas por una vegetación exuberante. El clima es duro, siendo el frío y la humedad una constante, aunque ocasionalmente las nubes se disipan y aparece un sol radiante dominando en un bonito cielo azul. Los paisajes son simplemente estremecedores… siendo frecuente observar todo tipo de animales, desde aves de especies muy heterogéneas, hasta las impresionantes ballenas que se adentran en el laberinto de fiordos en busca de alimento.

La vida en el barco es sin duda un reto. El espacio es reducido y es compartido por todos los integrantes del equipo. Nunca había imaginado como es vivir en un velero. El Saoirse está repleto de escondites en los que se almacena comida, equipamiento y los utensilios de uso cotidiano. No obstante, el ambiente que se respira en la nave es motivador. Cada persona domina su especialidad de trabajo, pero el conocimiento se comparte con el resto y aprendemos muchísimo los unos de los otros.

Durante mi formación en patología de cetáceos, he tenido la oportunidad de observar y conocer muy de cerca diversos ejemplares de ballenas. Sin embargo, estas experiencias siempre habían sido cuando el animal había fallecido. Nunca había presenciado de cerca un ejemplar vivo de ballena hasta ahora. Es indescriptible la sensación de sentir el enorme soplo de uno de estos colosos a escasos metros. Esa es una imagen que quedará grabada en mi retina de por vida.

El trabajo aquí es muy interesante. Cuando el tiempo lo permite recorremos en bote las costas de los fiordos, en busca de cadáveres de ballenas para cuantificarlos, así como tomar diversos datos y muestras. De la mayoría de los ejemplares sólo quedan los restos óseos, por lo que se trata más de una tarea de paleontología más que de patología, sin embargo, siempre conseguimos información útil. Otros individuos se encuentran en avanzado estado de descomposición y los restos del cadáver sirven de provecho para todo tipo de comensales, desde aves carroñeras, hasta estrellas de mar. No obstante, encontramos más cosas interesantes además de los cadáveres de ballenas. Durante algunas de las incursiones se han observado aves que mostraban signos de enfermedad, así como algunos cadáveres. Lamentablemente, no contamos con los permisos necesarios para estudiar estos ejemplares, por lo que debemos refrenar nuestra curiosidad científica.

En las últimas décadas, los ecosistemas marinos se han visto notoriamente alterados debido al impacto antropogénico, lo cual ha originado una marcada reducción en numerosas especies de cetáceos. Espero, que con los datos que estamos recopilando podamos avanzar en el estudio de la patología de los cetáceos, lo que permitirá mejorar las estrategias de recuperación y conservación de estas especies animales.

De Sonia…

_DSC8203
Sei whale in the entrance to Estero Slight. Photo by Keri-Lee Pashuk 2017

 

Día 09.05.
Hace 4 dias que empezamos la expedición saliendo desde Puerto Eden. Hoy estamos navegando hacia el Estero Slight. Hace frio pero sol, un dia precioso. Por el camino vamos haciendo CTD, grabaciones con el Sound Trap 200 y también voy escuchando con el hidrófono de mano de Keri y Greg. Solo escucho shrimps, lo que indica que hay alimento de ballenas…pero no vemos ballenas…hasta que por fin, a lo lejos se dejan ver!!! Empezamos a ver soplos y más soplos, uno tras otro, pero estamos lejos. Pasa una cerca, parece ballena sei, estoy como loca, poniéndome todos los equipos para poder salir a fuera del barco a buscarlas. Siguen apareciendo soplos, muy largos, como de 2 metros pero… aún estamos lejos. Paramos a ver si las oigo, pero no. Seguimos avanzando hacia nuestro punto de fondeo para esta noche. Alcanzo a ver dos grupos, uno como de 4 ballenas y otro de 2. Están cerca de costa y los dos grupos separados entre ellos por bastante distancia. Greg nos lleva a Gastón, Cristian y a mí en la zodiac hasta la costa mientras los demás van a “aparcar” el velero. Mientras vamos de camino en la zodiac: una ballena justo a nuestro lado!!! Desde la costa Gastón saca el dron buscando grabar a las ballenas, seguimos viendo más soplos, y 2 ballenas muy cerca entrando en la bahía en la que estamos.  Por la noche colocamos el Sound Trap 200 cerca de donde vimos las ballenas con Gastón y Cristian. Lo programo para que grabe cada 30 minutos por toda la noche. Por la noche se nota que todos estamos más animados, celebramos nuestras primeras ballenas con una cerveza, que bien sienta!!!! Con un buen día como hoy se olvidan los duros momentos por los que pasamos y dan ganas de seguir!

 

Día 10.05.
A primera hora de la mañana recuperamos el Sound Trap 200 y empiezo la maratón de oír los audios y filtrarlos para ver si encuentro alguna ballena. Después de horas analizando, grabando también en nuevos sitios, escuchando también en tiempo real…aparece!!! Encontré ballenas!!! Las oigo una y otra vez, la emoción es tanta que con cada sonido grito!!! Las tenemos!!!

THE EXPEDITION BEGINS!

Saoirse in Puerto Eden
Saoirse in Puerto Eden. Photo by Gaston Herrera.

Once again, Saoirse is headed north to the Golfo de Penas region of Chile in pursuit of knowledge.  Last year, two months were spent aboard our sailing research vessel Saoirse with teams of scientists, studying the 2015 death of more than 300 whales. The results of the scientific studies are contained in a paper now in peer review.

After all these months of studying the tragedy of the whale mortality, we are now turning our attention toward the living whale populations of the Golfo de Penas. We have been preparing Saoirse for many weeks in the remote Chilean village of Puerto Eden and this Monday our team from Chile, Canada and Spain arrived on the Navimag ferry from Puerto Montt.  Three days of storm gave us time for packing and gear testing before we finally threw off the shorelines and got underway.

Saoirse is right this moment, safely tied into a small hurricane hole on Isla Juan Stuven, just 10 nautical miles from the entrance to the Golfo de Penas.   Tomorrow morning’s weather forecast will determine weather we attempt the twelve hour crossing over to the Golfo Tres Montes where the bulk of this years studies will begin.

Joining us on board for this new whale study project is another great team of young scientists and crew, all coming together thanks to the efforts of Dr. Vreni Häussermann from Huinay Foundation, who is coordinating the continuation of the scientific studies.
Michael Kean, a biologist, sailor and experienced expedition member on previous sperm whale study voyages, is bringing aboard a wealth of knowledge and skills–  Not to mention an icListen hydrophone from Ocean Sonics in Canada!   This hydrophone has been generously lent to us for a new study project we are initiating this season; documenting and cataloguing the local populations of sei and orca whales.

Michael also organized the loan of a Deep Trekker ROV (DTG2), another piece of essential equipment which will soon be looking for whale carcasses on the bottom of the main fjords and bays where the documented majority of the whales died in 2015.   Just this evening the DTG2 was on a test drive here in our anchorage in Caleta Fatal, checking out the bottom of our bay and the bottom of our sailboat.  The bay looked much cleaner than our hull!

Joining us from the Meri Foundation of Chile, is Sonia Español Jiménez, a marine biologist and acoustician.  Sonia is at this moment working with Michael to calibrate the ST200 sound trap, graciously lent to our expedition by Dr. Robin Cristofari and Dr. Daniel Zitterbart.  The plan is to deploy this hydrophone at the entrance to one of the main fjords where many of the whales died to try to determine presence or absence of whales at the entrances and inside the fjords; another study beginning this year.
Sebastian Duran Torres an oceanographer from Pontificia Universidad Catolica de Valparaiso is aboard with the CTD, (Conductivity, Temperature, Depth), a large instrument that is deployed off the bow of Saoirse and will be lowered to depths of up to 150 metres, measuring temperature, salinity and oxygen content of the ocean depths.  We will be launching the CTD throughout the voyage across the Golfo de Penas and throughout the Golfo Tres Montes, pinpointing previous launch sites as part of a continuing study project.

 

Cristian Suárez, licensed veterinarian from the Universidad de Las Palmas de Gran Canarias, is aboard with all his equipment and protocols in the event that we find new whale corpses during our voyage.   Cristian is very experienced in whale necropsies, perhaps one of the most important skills needed on these expeditions as it is with the data derived from the samples taken from the whale remains, that the cause of death can be determined.

Gaston Herrera joins us as our drone pilot.  Last year, our drone pilot Ollie Darwin proved the value of drone footage as a means of documenting the whale deaths and as a possible study tool for live whales.  Gaston has already had a number of successful test flights, though his new Phantom 4 drone did have a close call on the first official expedition flight in Puerto Eden when it was unceremoniously baptized by a male dog!   Luckily, the drone survived the drenching and is functioning as noted in the photo accompanying this blog.

And Greg and I, also part of the team, are once again in full expedition mode, here to get Saoirse to where we need to be to get the job done.  Our fingers are crossed that this year our voyages will bring us into contact with mysterious lives of the sei whale, rather than just the mystery of the deaths of too many whales of years past.

Keri Pashuk

May 6, 2017
Caleta Fatal
Canal Pluddermann
Patagonia, Chile